jueves, 26 de julio de 2012

La bebé de los colados

Hace más de un año hice un post sobre el misterio de los bebés de los talcos, ha pasado el tiempo no sé si Twitter me consume menos la vida que antes. Pero a diferencia de la vez anterior, este avatar si tiene su historia. Así que para hacer el asunto educativo decidí escribir sobre la bebé Gerber.

Leí tanta cosa que me prefiero quedarme con la historia que aparece en la página de los colados, se dice de un concurso para el logotipo del producto. Los cuales en un inicio eran decorados con dados y animales, pero lógicamente consideraban que podía ser algo más acorde.
Dorothy Hopes Smith envío un boceto que pensaba terminar de ser aprobado, pero fue aceptado tal y cómo estaba. Se trataba del retrato de Ann Turner Cook, quien era su vecina. Por ahora Turner se dedica a escribir novelas de misterio y es profesora retirada de inglés. 

Lo interesante de esto es la publicidad bastante similar a la de Mennen, que tienen características similares y particulares de la época.





miércoles, 25 de julio de 2012

Si te automedicaras

Todos tenemos la respuesta para todo, bueno lejos de eso yo creo tener la respuesta para  todo  la mayoría de cosas que me preguntan y de las que no también.


¿De dónde surge ese placer de decir qué hacer al otro, contestar una pregunta, dar un consejo, sugerencia?
¿Quién nos dio la potestad para sentirnos con autoridad de recomendar alguna cosa?
¿A caso alguien me dijo que yo era experta, psicóloga, doctora, mamá, adivina, vidente,  para resolverle a otro mortal una duda existencial?

Bueno, el caso no es la gravedad de lo que pueda andar pregonando o recomendando, al final cada quien termina decidiendo lo que le conviene y oye lo que quiere oír. Lo qué preocupa es ¿En qué medida tomó para mí los consejos que le doy a los demás?

Incluso para ponernos a prueba justo se acerca alguien con una situación parecida a la nuestra, impartimos el sermón tal cual gurú, y muy en el fondo sabemos que eso también nos funcionaría. Pero a las horas de hacerlo como tal nos entra una impotencia por resolvernos la vida a nuestra manera, hasta qué preguntamos a alguien más y entonces SI obedecemos.


Todos conocemos al típico psicólogo que creemos con más padecimientos mentales que nosotros.

El médico que al salir del consultorio fuma y se toma una Coca Cola, por mencionar algo.
El profesor que su propio hijo saca malas notas

Abogados en la cárcel por cometer crímenes de cualquier índole.
Y así una lista de ironías, que hasta existen chistes al respecto.

Así que es de humanos no auto-medicarse, no se preocupe.