miércoles, 4 de diciembre de 2013

Angelito

Hace un año como si nada,
descubrir que darías cualquier cosa por evitar cualquier lágrima,
por habernos despedido sin apenas conocernos, 
de sentir que se desprendía una ilusión.

Hace 5 años cantabamos juntas,
sin imaginar jamás nunca que esa sería su canción,
nuestro pequeño angelito, hermoso, piel blanca.
Pequeño un par de veces lo he conocido en un sueño.


Toda mi ilusión y esos sueños, ahora los abriga el cielo,
mi pequeño ahijadito, nubecita que cuida en lo alto,
cuida de su mamita, cuida de mi,
juntas siempre, juntas,
aunque miles de formas de pensar nos separan a veces.

Fue un 4 de diciembre que conocí la palabra impotencia, 
la palabra "yo quisiera hacer...", "Yo quisiera estar..."
Aunque nada se puede oponer a los designios de la vida, 
no olvido la primer canción que iba a cantarte.


Y desde el cielo nos mira, un pequeño principito,
quién decidió enviarnos a la tierra una estrellita, 
que iluminará la vida de su mamita, y por supuesto de nuestra amistad.



Con canciones recuerdo la risa más hermosa y llena de pureza,
como quien regresa a casa, ve de vuelta a su creador,
así quiero recordarte siempre como en esa foto que siempre guardo,
cuando ríes en mis noches y sonríes con el sol de la mañana.

sábado, 19 de octubre de 2013

Llovió...

Hace un año llovió también, y la misma sensación, con el mismo número de preguntas... Solo que ahora con la certeza que todo podría ir mejor.
Podría... Y podría también tratar de escribir algo extremadamente hermoso, para que un milagro sucediera como en las películas, pero no, nada va a pasar.


domingo, 4 de agosto de 2013

Il italiano...

Ahora a aproximadamente siete meses de tomar las clases formalmente y de casi no escribir nada, voy a hablar de esto. 
Todavía no recuerdo con claridad desde cuando me interesó aprenderlo, cuando tenía como 14 años empezaba a buscar clases en Aulafacil, aprendí el abecedario, los números, y pues nada, que desistí. 

Unos cuatro años después me volví a confrontar con el tema cuando escuché música en italiano con mayor frecuencia, después que pasaba horas viendo Rai tratando de comprender lo que hablaban, me inscribí en Busuu.com que es un curso en línea, hasta que por fin se me hizo de ir a mis clases particulares.

Dos cosas he descubierto, lejos de cómo me llegó a interesar, la primera es lo gratificante que es aprender algo porque simplemente te gusta, sin pensar que es para aplicar en un trabajo o algo que se debe hacer. La otra cosa, no menos importante, es que siempre hay que dar un espacio en nuestra vida para hacer cosas que siempre hemos querido. 



viernes, 28 de junio de 2013

Imagínate...

Mientras oía de esas mezcolanzas musicales que suelo hacer, apareció esta canción, y me volví a sentir de 17 años comenzando la universidad. La primer canción dedicada seria, era tan perfecta. Solo recordé, woaw! hace 5 años.

Hasta ahora casi cinco años más tarde soy capaz de recordar con calma, era muy joven para aquellas canciones mayores de Silvio, joven para todo quizá...


viernes, 10 de mayo de 2013

Babis day

Si, el día más comercial para recordar al ser que nos da la vida llegó...

No escribí nada directo en Facebook para ella, este año no me dio la gana, me aburrí de escribir posts a montones para mis clientes, y realmente no se me da mucho postearle cuando la tengo en la casa.
Hace una semana le escribí un inbox que ni me respondió por cierto, y pues para lo descarriada especial que cree que soy, pues así de especiales deben ser las cosas que puedo decir.

Ahora por la mañana cuando iba al trabajo pensé en la mejor cosa que me ha enseñado, y quizá es que siempre siempre me ha dicho esto: "No hay que molestar gente, hace las cosas vos". Se resume básicamente en, no pidas favores de cosas que te la podes arreglar vos sola. Pues eso, por lo general antes evalúo todas las posibilidades, aunque no he aprendido la lección a cabalidad (por suerte).

En contraste lo mejor que aprendí de mi papá fue hacer siempre lo más que pueda por tus amigos, fue por eso que mi casa siempre pasó con sus amigos a la hora del almuerzo, la cena, el desayuno, había prestado tantas cosas a veces a quedarse sin nada.

Dar todo, no pedir a la fuerza nada.

Quizá sea la mejor lección que debo aprender, se las comparto y a lo mejor les funcione para sentirse bien.

¿Y a ustedes que es lo mejor que les enseña su mamá?

sábado, 6 de abril de 2013

Querer y deber

Hacer las cosas porque se quieren, no porque se deben, en eso se basa la felicidad...
Jamás alguien deberá hacer lo que quiero, sin que quiera,
el desdén no es lo mío, lo mío es sonreír al mismo ritmo,
abrazar en la misma intensidad, dar la vuelta al mundo a la misma velocidad.

La obligación no es parte de mi itinerario, la espontaneidad es mi brujula,
fuese apropiado que estuvieras a mi lado, pero sino, 
pero sino quieres no deberías detener tus pasos.

Música casera

No concibo la vida sin música, no la música como ruido ni como compañía, sino como un componente impregnado de recuerdos desde que tengo uso de razón.
Cada canción es una historia, desde lo que dice hasta el momento en que sonó.

Hace poco me dejaron numerar 10 canciones de mis gustos musicales, fue difícil, porque mis gustos musicales son digamos medio diversos. Pero entre todos y quizá de los que considero más especiales es de la música que oía en mi casa cuando era pequeña, es lindo cuando recuerdo que toda la mañana en la casa sonaban los discos de Arjona, Cabral, Silvio, Ubiergo, y aquel olor a cigarrillo inundaba los rincones.

Aquellos comentarios sobre una participación en el OTI al que jamás fue, letras de canciones improvisadas escritas en servilletas, el olor a madera de la guitarra, esa letra ilegible escrita toda a mayúsculas, lecciones inconcluidas de guitarra, esas y otras cosas fueron mi música casera. Es lo que mi papá me dejó, una forma de soñar con canciones, de recordar cantando, de expresar sentimientos en la letra de una canción que posiblemente nadie preste atención a la letra.

Cuando enumeré aquellas 10 canciones, el trabajo decía que además debíamos colocar un trozo musical, lógicamente pensé en uno de esta época, y me dan tantas ganas de regresar a la casa y desvelarme cantando con mi papá al lado... Un día lo será, estoy segura.